Son muchos los programas y herramientas de seguridad que podemos utilizar en nuestros dispositivos para poder proteger nuestros sistemas y la privacidad. Pero sin duda los más populares son los antivirus. Los hay gratuitos y de pago. Están disponibles para todo tipo de plataformas y sistemas operativos. Algunos, eso sí, pueden funcionar mejor que otros. Por ello hay que tomarse en serio este tema a la hora de elegir una opción. En este artículo vamos a explicar cómo funciona un antivirus y qué podemos hacer para que actúe mejor.

Cómo funciona un antivirus

Como sabemos, un antivirus tiene como principal objetivo detectar y eliminar posibles amenazas. Son muchos los tipos de virus, troyanos y otras clases de malware que pueden comprometer el buen funcionamiento del sistema. Este tipo de software lo que hace es protegernos, evitar el robo de información y prevenir de la entrada de programas maliciosos.

Básicamente podemos decir que un antivirus utiliza una base de datos para detectar el malware. Una base de datos de firmas, que es como se conoce a la forma de identificar las amenazas, que ofrece el fabricante. Esto es lo que permite evitar la entrada de virus, troyanos y otras amenazas conocidas.

¿Qué ocurre con esto? Como podemos sospechar, si intenta entrar una amenaza que no esté disponible en esa base de datos no sería detectada por el antivirus. Por ello no todos los antivirus son iguales, ya que depende principalmente de su base de datos.

Por suerte los antivirus han ido mejorando con el paso del tiempo. Ya no requieren tanto de una base de datos. Los antivirus modernos cuentan con una protección activa más eficiente y capaz de detectar también las amenazas que aún no tienen firma y, por tanto, no estarán en la base de datos.

En este caso lo que hace es utilizar una serie de algoritmos que determina si un archivo puede o no representar una amenaza. Tiene en cuenta cosas como si puede modificar el registro o conectarse de forma remota con otro equipo.

Mejorar un antivirus

Cómo hacer que el antivirus sea más efectivo

Hemos visto básicamente cómo funciona un antivirus. Sin embargo no siempre actúan de la manera correcta y no todos ellos son capaces de protegernos igual. Lo primero que hay que tener en cuenta a la hora de intentar que el antivirus actúe mejor es tenerlo siempre actualizado. Así podremos contar con una base de datos que pueda detectar las más recientes amenazas y también que cuente con las nuevas funciones para protegernos.

Por otra parte, hay que tener en cuenta que los antivirus gratuitos normalmente carecen de todas las funciones. Algunos solo detectan y no pueden eliminar el problema, por ejemplo. Es importante que en este sentido elijamos un antivirus de garantías. Os dejamos un artículo con los mejores antivirus para Windows 10 del momento.

También es importante no tener más de un antivirus instalado. El motivo es porque podría generar problemas de compatibilidad y afectar al funcionamiento.

En definitiva, un antivirus es una pieza fundamental para mantener la seguridad. Es importante cuidarlo y mantenerlo siempre actualizado.

Fuente | RedZone


0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *